Valor intrínseco – Definición, comprensión y por qué es importante el valor intrínseco?

Definición de valor intrínseco

Como nuevo inversor, debe conocer ciertos términos financieros utilizados en el mercado y para las acciones y activos en los que desea invertir. El valor intrínseco es uno de esos términos que, en términos generales, significa el valor del activo, la acción o el bono de una empresa.

Este valor intrínseco puede ser o no similar al valor de mercado actual de la acción. Este valor desempeña un papel importante en el análisis financiero de las acciones de la empresa y ayuda a los inversores a elegir la inversión adecuada.

El analista financiero realizará un análisis fundamental y técnico de la empresa para estimar el valor intrínseco de una acción o activo de esa empresa en particular. Los factores que se tienen en cuenta al estimar el valor intrínseco de una acción son el modelo de negocio de la empresa y los mercados objetivo.

Los analistas suelen tener en cuenta todos los aspectos y factores, incluidos los cualitativos, los cuantitativos y los de percepción, a la hora de estimar el valor intrínseco para ayudar a los inversores, pero éstos deben tener en cuenta que se trata sólo de una estimación.

La importancia del valor intrínseco

El valor intrínseco, comparado con el valor de mercado actual de la acción, ayuda a decidir si la acción es una buena compra o una buena venta.

Se considera que la acción es una buena compra, si el precio actual de mercado de esa acción está por debajo de su valor intrínseco. Mientras que se considera que la acción es una buena venta, si el precio de mercado actual es superior al valor intrínseco de esa acción en particular.

Cómo calcular el valor intrínseco?

La fórmula para calcular el valor intrínseco fue desarrollada por primera vez por Ben Graham, el padre de la inversión en valor. La fórmula original que introdujo en 1962 es la siguiente:

V = EPS * (8.5 + 2g) – (i)

Donde,
V = valor intrínseco
BPA = Beneficio por acción de los últimos meses
8.5 = P/E para una empresa sin crecimiento
g = tasa de crecimiento razonablemente esperada de 7 a 10 años

Esta fórmula fue modificada posteriormente por Ben Graham en 1974 para,

V = BPA * ( 8.5 + 2g ) * 4.4/ Y

Donde,
4.4 = el rendimiento medio de los bonos corporativos de alta calidad en 1962, cuando se introdujo la fórmula anterior
Y = el rendimiento actual de los bonos corporativos AAA
V, EPS, 8.5 y g significan lo mismo que en la fórmula tradicional.

Deja un comentario