Racionalización – Definición, qué es la racionalización y cómo funciona la racionalización?

Introducción

La reorganización de una empresa con el fin de mejorar la eficiencia de la operación se denomina racionalización. Este proceso de reorganización puede llevar a veces a cambios en la política, a la reducción o a la mejora de la plantilla, y a cambios en el enfoque y las estrategias de un producto o servicio ofrecido por la empresa.

La racionalización, como la reorganización, se realiza de forma amplia realizando cambios estratégicos junto con modificaciones estructurales. A veces, la situación exige que una empresa recurra a la racionalización para realizar los cambios necesarios que conduzcan a un aumento de los ingresos y a una reducción de los costes de explotación, mejorando así sus resultados.

El proceso de racionalización se refiere necesariamente al mecanismo que hace que la empresa tome conciencia de los gastos. Por ejemplo, la aplicación de algunos modelos financieros y tecnologías acabará por reducir los gastos de la empresa, haciéndola más racional y eficiente.

Implementación

Hacer uso de la racionalización y sus aplicaciones, sobre todo en momentos de fusiones y adquisiciones, puede ayudar a la empresa a optimizar sus gastos, minimizando los gastos operativos y apoyando el objetivo principal de la nueva operación. Implica dar soporte a las cuestiones legales y normativas, a la continuidad del negocio y a la integración.

Fusiones y adquisiciones

La mayoría de las entidades empresariales acumulan una cantidad importante de tecnología de la información y sus aplicaciones a lo largo del tiempo, concretamente en los momentos en los que las organizaciones crecen y no logran combinar completamente los activos y las operaciones con cada transacción que va a tener lugar. La mayoría de las aplicaciones disponibles en el mercado no facilitarán el objetivo de la empresa después de cada fusión (o adquisición) y será necesario revisarlas para apoyar la nueva empresa.

Deja un comentario