Modelo de valoración de activos de capital (CAPM) – Definición, comprensión y últimas noticias sobre el modelo de valoración de activos de capital (CAPM)

Introducción

El Modelo de Valoración de Activos de Capital (CAPM) se refiere a la relación entre el riesgo sistémico, especialmente de las acciones, y el rendimiento esperado de los activos. El CAPM se utiliza ampliamente para fijar el precio de los valores de riesgo y para generar los rendimientos esperados de los activos debido al riesgo de dichos activos y a los costes de capital.

Entendiendo

La fórmula para calcular la rentabilidad esperada de un activo y su riesgo es la siguiente

ERi=Rf + βi (ERm – Rf)

ERi = Rendimiento esperado de la inversión
Rf = Tasa libre de riesgo
βi = Beta de la inversión
(ERm – Rf) = Prima de riesgo de mercado

Los inversores esperan que el coste y el valor temporal de la inversión estén equilibrados. Dentro de la fórmula del CAPM, la tasa libre de riesgo tiene en cuenta el valor temporal de los activos. Los demás elementos de la fórmula del CAPM tienen en cuenta el aumento del riesgo al que se enfrenta el inversor.

La beta de una inversión es un cálculo de cuánto valor aportaría la inversión a una cartera similar a la del mercado. Cuando una acción es más volátil en comparación con el mercado, la beta será mayor que uno. Cuando una acción tiene un valor beta inferior a uno, la fórmula implica que el riesgo de una cartera disminuye.

A la beta de una acción se le suma la prima de riesgo del mercado, que es la rentabilidad estimada sobre la media libre de riesgo del mercado. Además, la tasa libre de riesgo se añade al producto beta de las acciones y a la prima de riesgo del mercado.

El resultado proporcionaría a un inversor la rentabilidad adecuada o la tasa de descuento que puede utilizar para calcular el valor de un activo.

La fórmula del CAPM pretende determinar si una acción tiene un precio razonable en comparación con su rentabilidad esperada con su riesgo y el valor temporal de los activos.

Problemas con el CAPM

Hay varias teorías detrás de la fórmula del CAPM que han demostrado no ser necesariamente válidas.

La teoría financiera moderna se basa en dos hipótesis:

  • Los mercados de valores son altamente competitivos y productivos (i.e., El conocimiento relevante de la empresa se difunde y absorbe fácilmente y de manera uniforme).

  • Estos mercados están dominados por inversores sensatos, con aversión al riesgo, que tratan de maximizar la satisfacción de los rendimientos de sus inversiones.

  • A pesar de estos problemas, la fórmula del CAPM se sigue utilizando habitualmente porque es sencilla y facilita la comparación de las alternativas de inversión.

    Deja un comentario