fci,índice de capital fijo – Definición, Qué es fci,índice de capital fijo, y Cómo funciona fci,índice de capital fijo?

Definición de índice de capital fijo

El capital fijo se refiere a los activos y gastos de capital, como el terreno, la planta y el equipo (PP&E), que son necesarios para poner en marcha y dirigir una empresa, incluso al nivel más básico. Estos activos se denominan fijos en el sentido de que no se consumen ni se pierden durante la elaboración de un bien o servicio, sino que tienen un valor reutilizable. Los activos fijos suelen amortizarse durante un largo periodo de tiempo -hasta 20 años o más- en los estados financieros de la empresa.

Circulación del capital fijo

El capital fijo suele «circular», pero el ciclo de rotación es mucho más largo, ya que un activo fijo puede conservarse durante varios años o décadas antes de perder su valor y ser desechado por su valor de recuperación. Un activo fijo puede revenderse en cualquier momento antes de que expire su vida útil, lo que suele ocurrir con los coches y los aviones.

Diferencia entre capital fijo y capital variable

El capital fijo se distingue del capital variable, cuyo coste y nivel fluctúan a lo largo del tiempo, así como en función del tamaño de la producción de una empresa. La maquinaria utilizada en la fabricación, por ejemplo, se llamaría capital fijo porque permanecería en una organización independientemente de los niveles de producción actuales. Las materias primas, en cambio, varían en función de los niveles de producción.

Requisito de capital fijo

La cantidad de capital fijo necesaria para poner en marcha una empresa varía mucho según la situación, sobre todo de un sector a otro. Algunas líneas de negocio necesitan un número significativo de activos de capital fijo. Algunos ejemplos son los productores industriales, las empresas de telecomunicaciones y las empresas de exploración petrolífera. Las empresas de contabilidad, por ejemplo, tienen unas necesidades de capital fijo más limitadas. Los edificios de oficinas, los ordenadores, los sistemas de red y otros equipos de oficina estándar son ejemplos de ello.

Depreciación del capital fijo

Las inversiones de capital fijo normalmente no se deprecian de la manera que se muestra en las cuentas de resultados. Algunos se deprecian rápidamente, mientras que otros tienen una vida útil casi indefinida. Un coche nuevo, por ejemplo, pierde una cantidad considerable de valor cuando se traslada legalmente del concesionario al nuevo propietario. Los edificios propiedad de la empresa, en cambio, pueden depreciarse a un ritmo mucho menor.

Liquidez del capital fijo

Aunque el capital fijo siempre conserva su valor, estos activos no se consideran líquidos.

Conclusión

Los activos que no se consumen durante el ciclo operativo normal de una empresa constituyen el capital fijo, como las instalaciones, la maquinaria, los edificios, etc. Estos tienen un alto valor de ciclo de vida y no son líquidos.

Deja un comentario