Deudas incobrables y de dudoso cobro

08 minutos de lectura.

La deuda incobrable es una deuda que no es cobrable y no tiene valor para el acreedor. Suele ser producto del deudor que se ha declarado en quiebra. Los créditos incobrables también pueden producirse cuando el coste de cobro es superior al importe de la deuda. En cuanto la deuda sea mala, la empresa debe poder cancelarla como gasto en su declaración de la renta.

Deudas incobrables

Se permite una deducción por la deuda relacionada con el negocio y la profesión si la misma se ha vuelto irrecuperable en el ejercicio anterior. Si los préstamos concedidos por las entidades bancarias o de préstamo de dinero no son capaces de recuperar las deudas en su totalidad o en parte, se puede permitir una deducción. El derecho a la deducción se basa en la existencia de deudas irrecuperables, ya sea en virtud de la ley o a través de los tribunales. Las condiciones establecidas en la Ley del Impuesto sobre la Renta de 1961 u/s 36(2) deben cumplirse antes de que se autorice una provisión para deudas incobrables. Las condiciones son:

  • La deuda o el préstamo debe ser para el negocio o la profesión del asesor y dicha deuda o préstamo debe ser para el año contable pertinente. Cualquier deuda que no esté relacionada con el negocio o la profesión del asesor, la deducción no se permite en el caso de dicha deuda.
  • En el caso «Girdhari Lal Gian-chand contra C.I.T (1917) 79 T.R 561 (Allahabad)», se establece que si una deuda debida por los socios jubilados es irrecuperable, el asesor no puede cancelar y reclamar la misma como una deducción, ya que es una pérdida de capital.
  • El sujeto pasivo sólo puede deducir las deudas que se hayan incluido en el cálculo de la declaración del impuesto sobre la renta en el período actual o en un ejercicio anterior. En el caso del negocio de préstamo de dinero, se debe considerar el dinero prestado en el curso ordinario del negocio.
  • La deducción solicitada como deudas incobrables contra cualquier deuda o préstamo o cualquier parte del mismo debe haber sido realmente incobrable en el ejercicio contable.
  • El contribuyente sólo podrá deducir las deudas que haya cancelado de los libros de contabilidad en el ejercicio anterior en el que se solicita la deducción.

Deudas incobrables de empresas discontinuas

Las deudas incobrables de una empresa interrumpida antes de que comience el ejercicio contable no pueden reclamarse como deducción de los beneficios de la empresa continuada del contribuyente. De acuerdo con la sección 36(2)(iii), si las deudas incobrables ya han sido canceladas en los libros de contabilidad, pero no son admitidas como deducción por A.O por el hecho de que la deuda aún tiene posibilidad de recuperación. Cualquier deuda o parte de la deuda debe permitirse como una deducción en el año en que se convierte en irrecuperable.

Deudas incobrables recuperadas

Si en un año anterior la deuda se ha dado por perdida y se ha solicitado la correspondiente deducción, pero posteriormente la misma deuda se recupera total o parcialmente, el importe así recuperado se incluirá como ingreso del ejercicio en el que se haya recuperado dicho importe. Si en cualquier año anterior, el evaluador ha cancelado una parte de la deuda y dicha deducción también fue permitida por el Oficial Evaluador y en el futuro, se recibe algún dinero de los deudores, entonces la cantidad así recuperada será tratada como una realización normal de las deudas. Si el importe recuperado no supera lo previsto, el importe restante se considerará como créditos incobrables. Si el importe recibido supera el importe recuperable, el exceso de importe recibido se tratará como ingreso en el ejercicio financiero de la recepción.

Provisión para deudas incobrables y dudosas

De acuerdo con la sección 36(1)(viia) de la Ley del Impuesto sobre la Renta de 1961, sólo los bancos y las instituciones financieras pueden deducir las provisiones para deudas incobrables y dudosas. Ningún otro sujeto pasivo puede reclamar la deducción sobre la provisión de deudas incobrables.

Los límites en los que se permite la deducción a los bancos e instituciones financieras son:

Tipo de banco Deducción permitida Explicación
Bancos indios 7.5% de los ingresos totales ajustados + 10% del promedio de los anticipos agregados realizados por las sucursales rurales Banco indio significa cualquier banco que no es un banco extranjero y es una empresa bancaria constituida en la India.
Ingresos totales ajustados – Ingresos totales brutos antes de la deducción según la sección 36(1)(viia).
Anticipos agregados medios*
Bancos extranjeros 5% de los ingresos totales ajustados Ingresos totales ajustados – Ingresos totales brutos antes de la deducción según la sección 36(1)(viia).
Institución financiera pública, sociedad financiera estatal 5% de los ingresos totales ajustados Ingresos totales ajustados – Ingresos totales brutos antes de la deducción de la sección 36(1)(viia).

Nota: El promedio de los anticipos agregados puede calcularse en los siguientes pasos:

  • Calcular por separado todos los anticipos realizados por cada sucursal rural
  • Calcular la media de los anticipos realizados por rama i.e anticipos realizados divididos por el número de meses pendientes
  • Total de todos los anticipos medios por cada sucursal

Tratamiento según la norma contable

De acuerdo con la norma contable 29 «Provisiones, activos y pasivos contingentes», el sujeto pasivo debe contabilizar las provisiones que se producen en el curso ordinario de los negocios. Dado que las provisiones son rechazadas a veces por el Departamento de Impuestos sobre la Renta, se crea una diferencia temporal entre los libros de cuentas y los libros según la I.Ley T.

Por lo tanto, un asesor también tendrá que crear activos/pasivos de impuestos diferidos en consecuencia. Un asesor sólo debe un activo/pasivo por impuestos diferidos si la diferencia temporal de la transacción es de naturaleza temporal y tiene la posibilidad de revertirse en el futuro.

Conozca más sobre el Activo por Impuestos Diferidos y el Pasivo por Impuestos Diferidos

Deja un comentario