Competencia monopólica – Definición, últimas noticias y por qué es importante la competencia monopólica?

Introducción

Qué es la competencia monopolística?

La competencia monopolística es típica de una industria en la que muchas empresas ofrecen productos o servicios idénticos, pero no perfectos. En un mercado monopólico competitivo hay pocas barreras de entrada y salida, y las decisiones de cualquier empresa no afectan directamente a las de sus rivales. La competencia monopólica está estrechamente vinculada a la estrategia empresarial de diferenciación de marcas.

Entender la competencia monopolística

La competencia monopolística es un medio entre el monopolio y la competencia perfecta (un estado puramente teórico), que combina elementos de cada uno. En la competencia monopolística, todas las empresas tienen el mismo y relativamente bajo grado de poder de mercado; todas se consideran creadoras de precios.La demanda es extremadamente elástica a largo plazo, lo que significa que es sensible a los cambios en los precios. El beneficio económico es positivo a corto plazo, pero a largo plazo llega a cero. Las empresas tienden a hacer una publicidad agresiva en el mercado monopolístico.

La competencia monopólica es una forma de competencia que caracteriza a una serie de industrias en su vida cotidiana que los consumidores conocen. Los restaurantes, las peluquerías, las prendas de vestir y la electrónica de consumo son algunos ejemplos. Utilizaremos el ejemplo de los productos de limpieza del hogar para ilustrar las características de la competencia monopolística.

¿Por qué es importante la competencia monopólica para diferenciar el producto??

Dado que todos los productos tienen el mismo fin, los vendedores tienen relativamente pocas opciones para distinguir sus ofertas de las de otras empresas. Puede haber variedades de «descuento» de menor calidad, pero es difícil saber si las opciones de mayor precio son realmente mejores. La consecuencia de esta confusión es una información incompleta: el consumidor medio no conoce las variaciones precisas entre los distintos productos, ni cuál es el precio justo de ninguno de ellos.

La competencia monopólica conduce a una fuerte comercialización, ya que las diferentes organizaciones necesitan distinguir entre los productos que son ampliamente similares. Una organización podría optar por bajar el precio de su producto de limpieza, sacrificando un mayor margen de beneficio a cambio de mayores ventas, idealmente. Otro podría ir en la dirección contraria, subiendo el precio y utilizando un embalaje que sugiera calidad y sofisticación. De hecho, cada una de las marcas podría ser igualmente eficaz.

Deja un comentario