Cómo diversificar las inversiones con los fondos de inversión: la clave de una estrategia de inversión ganadora

08 minutos de lectura.

La diversificación es uno de los términos más utilizados cuando se trata de inversiones. El ejemplo más sencillo para entender la diversificación es utilizar el caso de un equipo de críquet. Un equipo de cricket nunca tendrá sólo bateadores o lanzadores como los once jugadores.

Incluso los bateadores y los jugadores de bolos del equipo serán de diferentes tipos. Esto se debe a que un grupo requiere diferentes conjuntos de habilidades para obtener buenos resultados. Del mismo modo, cuando se trata de inversiones, la diversificación es el método ideal para mitigar los riesgos y permitir que su cartera tenga un mejor rendimiento.

La mayoría de los inversores creen en la asignación de activos entre diferentes categorías para lograr la diversificación. Aunque esa es una forma de verlo, invertir en fondos de inversión puede diversificar su cartera de forma ideal.

La necesidad de diversificar

Ninguna inversión es inmune a los riesgos del mercado y lo más probable es que sufra alguna caída en algún momento. A lo largo de los años, hemos visto caer las acciones tecnológicas cuando estalló la burbuja de las puntocom y las acciones financieras durante la crisis de las hipotecas de alto riesgo.

Incluso el crecimiento de las inversiones inmobiliarias se ha estancado considerablemente en los últimos años. Poner todos los huevos en la misma cesta supone un riesgo considerable, que puede llegar a desbaratar sus objetivos de inversión. Aunque la diversificación se percibe como un método para reducir el riesgo global, también puede ofrecerle múltiples oportunidades que de otro modo podría haber descuidado.

Invierte inadvertidamente en clases de activos en los que ni siquiera se siente cómodo invirtiendo. Sin embargo, ¿qué ocurre si no tiene la capacidad financiera o los conocimientos necesarios para diversificar su cartera??

Diversificación con fondos de inversión

Los fondos de inversión son la forma más sencilla de lograr la diversificación y la asignación de activos sin necesidad de conocer a fondo cada clase de activos. Al invertir en fondos de inversión que invierten en diferentes clases de activos, como la renta variable, la deuda y el oro, puede repartir sus riesgos. Un cambio repentino en cualquier condición macroeconómica no cambiará el valor de su cartera de forma drástica. Entonces, ¿a qué fondos de inversión debería dirigirse para diversificar su inversión??

Fondos de inversión de renta variable: Estos fondos invierten en el mercado de renta variable. Hay múltiples opciones disponibles que pueden adaptarse a sus objetivos de inversión y a su apetito de riesgo. Puede optar por cualquiera o por una combinación de fondos de gran capitalización, mediana capitalización, pequeña capitalización y multicapitalización. Analizando la cartera del fondo de renta variable, puede asegurarse de que el plan que elija invierta en distintos sectores y clases de activos.

Fondos de inversión de deuda: Estos fondos invierten en una mezcla de títulos de deuda como bonos corporativos, instrumentos del mercado monetario, letras del tesoro, etc. Al tiempo que ofrecen una mayor liquidez que los fondos de inversión tradicionales, los fondos de inversión de deuda pueden incluso ofrecer una mayor rentabilidad durante un periodo prolongado. Los fondos de inversión de deuda también son más eficientes desde el punto de vista fiscal, especialmente cuando el periodo de tenencia es superior a tres años, gracias a la ventaja de la indexación.

Fondos de inversión equilibrados: Se trata de fondos de inversión híbridos que invierten tanto en acciones como en deuda. Los fondos equilibrados son inversiones ideales para los inversores principiantes que no quieren asumir riesgos relacionados con la renta variable. Estos fondos proporcionan el colchón que ofrecen los instrumentos de renta fija y es la forma más sencilla de diversificar.

Cuántos fondos pueden garantizar la diversificación?

Este es uno de los problemas más comunes a los que se enfrentan los inversores que comprenden la importancia de la diversificación. El número ideal de fondos depende de factores como su importe invertible, sus objetivos de inversión y su perfil de riesgo. En el caso de los fondos de inversión de renta variable, no debería tener más de 3-5 fondos en su cartera, que se reparten entre diferentes segmentos de mercado y estilos de gestión de fondos.

Invertir en un mayor número de fondos mermará su capacidad para supervisar los fondos con eficacia. Además, también puede dar lugar a la repetición de valores, lo que afecta a la propia base de la diversificación. Conviene recordar que la diversificación no consiste en números, sino en invertir en una serie de empresas, sectores y clases de activos utilizando los fondos de inversión como instrumento.

Deja un comentario