Beneficio de explotación – Definición, qué es el beneficio de explotación y cómo funciona el beneficio de explotación?

Qué es el beneficio de explotación?

El término «beneficios de explotación» se refiere a una estadística contable que calcula los beneficios obtenidos por una empresa de sus operaciones principales, donde los intereses y las deducciones fiscales se eliminan de la medición. Asimismo, este valor de explotación excluye todos los ingresos procedentes de las actividades auxiliares de la corporación, como los beneficios de las empresas individuales en las que una compañía pueda estar parcialmente invertida.

El resultado de explotación puede determinarse mediante la siguiente fórmula:

*Beneficio de Explotación = Ingresos de Explotación – Coste de los Productos Vendidos (COGS) – Gastos de Explotación – Depreciación – Amortización. *

Análisis de los beneficios de explotación

El resultado de explotación actúa como una medida muy fiable de la posible rentabilidad de la empresa, ya que excluye de la ecuación todas las variables extrañas. Se incluyen los gastos necesarios para mantener la empresa en funcionamiento.

Por ello, el resultado de explotación tiene en cuenta las depreciaciones y amortizaciones asociadas a los inmuebles, que son instrumentos contables derivados de la actividad de una sociedad.

El beneficio de explotación también es distinto del beneficio neto, que puede variar de un año a otro.

El beneficio imponible se denomina a veces beneficio de explotación, así como beneficio antes de intereses e impuestos (EBIT), pero este último también puede contener ingresos no operativos, que no forman parte del beneficio de explotación. Cuando una empresa pierde ventas no operativas, su beneficio operativo sería igual al EBIT.

Teniendo en cuenta las fórmulas de los ingresos brutos (Revenue-COGS), el método utilizado para medir el beneficio de explotación se resume también en Beneficio Bruto-Gastos de Explotación-Depreciación-Amortización.

Exclusiones del cálculo de los beneficios de explotación

Los ingresos obtenidos por la venta de activos no se incluyen en la estadística de los beneficios de explotación fuera de los productos producidos con el propósito expreso de ser vendidos como parte de la empresa principal. Además, no se incluyen los intereses percibidos por los procesos, como las cuentas corrientes o de mercado de efectivo.

Deja un comentario